SUCULENT "tambien hay vida en el Raval" (Barcelona)

Hacía ya tiempo que quería visitar Suculent, según cuentan en su página web Suculent viene de "suca lent" o sea mojar despacio pero creo que perfectamente podrían decir que es un sinónimo de exquisito, su chef Tony Romero desde que abrieron y quien realizo diversos stages entre ellos paso durante 3 temporadas por El Bulli, también estuvo en Arzak entre otros, la decoración te transporta a una antigua fonda catalana o bodega, ya no existe carta solo formula de menús degustación, para comer a la carta hay que ir al local contiguo La Barra, y ahora entre ambos hay una coctelera también llamada Sol y Sombra, el 4amb5 Mujades concepto gastronómico donde el protagonista son los vegetales no acabo de cuajar y ahora solo queda como recuerdo un menú dentro del Suculent, los menús del suculent son como hemos dicho el 4amb5 compuesto por 2 entrantes,4 platos y 2 postres donde la verdura es la protagonista y la proteína animal su aderezo a 55 euros, menú los clásicos compuesto por 2 aperitivos, 2 entrantes, 3 platos y 1 postre  un recorrido por los clásicos del lugar al precio de 48 euros, el menú L compuesto por 3 aperitivos, 4 entrantes, 4 platos y 2 postres propone un recorrido por los últimos platos elaborados con algún clásico al precio de 68 euros, el menú XL compuesto de 3 aperitivos, 4 entrantes, 6 platos y 3 postres propone un recorrido completo por los clásicos más las ultimas elaboraciones al precio de 80 euros y para terminar el menú temporada y caza compuesto por 3 aperitivos, 4 entrantes, 6 platos y 3 postres donde probaras los mejores productos de temporada y sus platos de caza al precio de 105 euros, nosotros tomamos el menú L y me pareció de una muy buena RQP teniendo en cuenta la calidad de los platos y los productos usados en el menú apenas sale cada plato a poco más de 5 euros, así que si queréis comer muy bien no dudéis en acudir a esta casa, en cuanto a la carta de vinos nosotros nos decantamos por un verdejo no muy conocido por mí pero que nos recomendaron y la verdad estuvo muy bien, desconozco el precio de la botella en tienda pero nos costó 19 euros y ese es el precio mínimo de una botella en este local, tengo que decir que pocos días después de acudir al local se publicó la lista OAD de los 100 mejores restaurantes casual de Europa donde suculent ha salido en la posición 18, enhorabuena, entremos en materia y pasemos a ver el menú L
 
Empiezan obsequiándonos con un cocktail sol i sombra, no recuerdo como estaba realizado, sé que llevaba fino o manzanilla, estuvo perfecto para empezar, sobre todo maridaba muy bien con el primer aperitivo

El primer aperitivo fue este gelée de mandarina, olivas aliñadas y aceite de oliva, buen comienzo estimulando las papilas

Nuestra waldorf de aparente sencillez pero refrescante y bueno

Y para terminar el bloque de aperitivos las brutales croquetas de bogavante, sepia y gamba

Empieza el desfile de entrantes con un clásico y amen del clásico ya que el ceviche de gambeta roja y aguacate fue un auténtico platazo donde sobre todo el ceviche era brutal, es de las pocas veces que mojo pan en un ceviche hasta dejar el plato limpio

Continuamos con el tartar de bogavante con crujiente de pollo, se podría incluso pensar en un mar y montaña clásico de la cocina catalana como el pollo con cigalas re versionado en formato de alta cocina y con el binomio pollo/bogavante 

El canapé de cresta de gallo glaseada me pareció pura provocación canalla en el buen sentido, sobre una base de crujiente de pollo encontramos una cresta de gallo con salsa hoisin, pollo al cuadrado, nunca había comido cresta de gallo y me pareció brutal esa textura gelatinosa, quizás lo que vigilaría es el punto de picante de salsa hoisin ya que hubo un momento que resulto bastante potente, a un servidor le gusta el picante pero para quien sea menos tolerante puede suponer un problema


Para terminar los entrantes nos traen el steak tartar sobre tuétano a la brasa y patatas soufflé, el tamaño me pareció perfecto ya que más cantidad me hubiese saturado al ser un plato algo graso, venía con unas huevas de tobiko

No podíamos empezar mejor los platos con estos guisantes del Maresme con tartar de sepia y panceta, cocina de producto y de pura lujuria para un amante de esta legumbre como un servidor






La siguiente combinación alcachofas a la brasa con suquet de galera no sé de dónde ha salido pero funcionaba estupendamente, seguramente este sea un ejemplo de plato del menú 4amb5 no lo sé pero me lo imagino y me doy cuenta que se puede disfrutar con las verduras muchísimo, también me doy cuenta de que el menú ha ido subiendo de nivel hasta alcanzar la cima y quedarse cosa que no es tan frecuente, quizás donde bajo fue en los postres pero eso luego lo vemos


El tataki de atún con emulsión de piñones estuvo bueno aunque para bueno los tomates cherry que explotaban en la boca dejando un sabor potente de tomate como pocas veces se puede tomar aquí en la ciudad

Terminamos los platos con las albóndigas de pato con su jugo a la catalana, hígado, semillas de mostaza encurtidas y piñones, tengo que decir que el nombre del restaurante suculent "suca lent" hace honor a su definición ya que es de los sitios donde más veces han tenido que reponerme el pan ya que rebañe todos los platos 
 

En el apartado dulce veo una asignatura pendiente, aunque este primer postre se defendió bastante bien, los fresones rellenos de chocolate blanco y vainilla de Tahití sobre tartar de rosas aguantaron el tipo

Pero el final de fiesta el pastel de queso brie a la vainilla de Tahití y gelée de moscatel no me pareció el más acertado teniendo en cuenta la calidad del apartado salado, en el dulce aún tienen mucho margen de mejora

KOY SHUNKA "el mejor japo de la ciudad condal" (Barcelona)

Tenía ganas de un buen restaurante japonés y que mejor que ir  al Koy Shunka probablemente el mejor restaurante japonés de Barcelona y entre el top de Europa, hablar del Koy Shunka es hablar del “sushiman” Hideki Matsuhisa, quien el mismo Ferrán Adrià ha hablado maravillas calificando el sushi de este como uno de los mejores que ha comido, cuando reservas te preguntan si quieres barra o mesa, escogemos mesa ya que suelen incomodarme las barras altas para una buena degustación sin embargo aquí la barra es como estar en una mesa pero con la gracia de ver cocinando a los cocineros delante tuyo, es muy recomendable la barra de aquí no lo dudéis, la carta se divide en platos a la carta o 2 menús degustación, el menú Koy al precio de 89 euros y con opción a wagyu 108 euros o el menú gastro a 132 euros, nosotros para cenar escogimos el menú koy con opción y fue más que suficiente, todos los platos tratados con una gran delicadeza y respetando al máximo el producto además por el precio pagado consta de genero de una calidad y exclusividad que justifican de sobras el precio, la carta de vinos me sería difícil de calificarla ya que no soy un gran conocedor de los sakes y aquí hay una carta extensa y bien explicada tanto por zonas como por graduación y tipo, me pareció más que recomendable un maridaje de sakes si te gustan ya que da la sensación de ser uno de los mejores sitios donde disfrutarlo, pero también constan de vinos de la tierra, el servicio me pareció correcto con buen conocimiento de los platos pero en algún momento me dio la sensación que lo explicaban demasiado rápido como si lo estuvieran recitando para un examen, con todo esto si os queréis transportar a Japón y comer realmente bien este es vuestro sitio, la calidad de las fotos no es la mejor debido a la iluminación muy focalizada en la parte central de la mesa y lo oscuro de fuera de esta zona hace difícil tomar unas fotografías de mucha calidad, ahora pasemos a ver que dio de sí el:
 
MENU KOY CON OPCION
 
 
Empezamos el menú con un trio de aperitivos, el primero fue este boquerón cítrico, el emplatado como veréis en todo el menú es muy elegante y para empezar este boquerón marinado con limón esta genial por su acidez estimulando las papilas
 
Continuamos con la tosta
 
Terminamos el trio de aperitivos con el caldo de pescado, afuera estamos apenas a 5 grados por lo que este caldo bien calentito entraba genial además se nota que tiene un buen fondo porque estaba muy rico
 
El primer plato debía ser el jugo de percebe pero esta vez lo cambiaron por el jugo de cococha que no nos importó también estaba muy bueno con la cococha en el fondo del bol cocida con el propio jugo
 
Continuamos con el nabicol, shiromi, una crema de nabicol con unos daditos de shiromi que es un pescado japonés
 















 
el menú empieza a subir de nivel con este platazo, ika socarrat, unas tortas de arroz con un tartar de calamar encima y un "morralet" que el único fallo que tenía es que solo pusieran uno, al menos para compensar con las tortas que eran 3 tendrían que haber puesto 2 morralets y si son 3 mejor
 
Fuera del menú nos traen este dashi impecable y que nos resetea el paladar para el siguiente plato
 


el siguiente plato fue quizás el mejor plato del menú tanto por su valor gastronómico como su sencillez y a la vez su genial tratamiento del producto, oreja de mar "avalon" aquí traen un bol con unos guisantes lagrima que al comerlos explotaban en la boca dejando un sabor a puro guisante, el avalon u oreja de mar es un marisco que nunca había probado, una vez en la tele vi que era el marisco más caro del mundo llegando a pagarse en Japón hasta más de 2000 euros el kilo, de textura carnosa y sabor potente, lo acompañaban de su propia concha con una reducción de su coral
 
el siguiente plato bajo un poco el nivel, la espardenya, fideos daikon, el daikon más que a fideos me pareció a lingotes y la espardenya aunque buena no me pareció la mejor manera de tratarla o de haberla comido, creo que a la brasa ganaría
 


Gran calidad en la degustación de sashimi, de calamar, de salmón, de chu toro, de caracol de mar y de atún
 
ikegime de bogavante, el ikegime es una técnica japonés que consiste en sacrificar el pescado/marisco lo mas rápido posible después de ser capturado para evitar que empiece hacer unos movimientos nerviosos que le hacen generar ácido láctico lo que perjudica el sabor de la carne y además acelera su degradación, el bogavante con sus diferentes partes y diferentes tratamientos
 
fideos japoneses "nyúmen" son unos fideos de trigo de arroz con algo de carne y como curiosidad esa galleta con espiral rosa se trata de surimi de pescado, no entiendo muy bien que es pero estaba bueno, y los fideos buenísimos
 




El tartar de gamba, gamba, una gamba en tartar pero troceado pero sin separarse de la cola, con unas setas japonesas y un muslito de pollo, vendría a ser un mar y montaña a lo japonés, aparte en un bol traen la cabeza
 




Uno de los momentos más esperados del menú y que no defraudo fueron la degustación de sushi, no puedes irte de aquí sin probar los sushis de hideki, de izquierda a derecha: de tartar de toro picante, de jurel, de anguila del delta del Ebro y de atún soasado
 
No hay mejor manera de terminar el menú que con la opción de japanese beef wagyu uni, un espectáculo gastronómico, autentico wagyu certificado, es importante porque en muchos sitios venden wagyu pero no es realmente wagyu, aquí venia cortado fino con unas setas japonesas, erizo, trufa melanosporum en juliana y en el centro la gema de un huevo donde pongo en duda si por cuestiones sanitarias está permitido servirla, aun y así lo mezclo todo y lo disfruto a cada bocado 
 



tenía pocas esperanzas en los postres ya que de sobras es conocido que es la cuenta pendiente en los restaurantes gastronómico y Japón no tienen mucha cultura de los mismos, sin embargo me sorprendieron positivamente ya que me parecieron muy coherentes en la línea de todo el menú y de más creatividad de la esperada, el primero fue un homenaje a la ceremonia del té donde un cocinero prepara delante del comensal agitando con fuerza él te verde para servirlo y acompañarlo de unas pastitas, quizás lo hubiese servido como segundo postre
 
Para terminar un postre de chocolate en texturas que no resulto nada empalagoso y de cantidad perfecta para terminar el menú